Una vez en la vida…

Sólo Se Vive Una Vez

Todos sabemos que la vida no es de color de rosa y que a veces tenemos que pasar por momentos dolorosos que nos mantienen anestesiados, pero que una vez superados nos ayudan a crecer. Sólo se vive una vez y la grandeza de esta máxima reside en la finitud de nuestra existencia. Por eso tenemos que aprovechar las oportunidades que van surgiendo y sacarles el máximo partido. Porqué a veces… sólo pueden suceder «una vez en la vida».

Por este motivo, cada vez que me encuentro ante una encrucijada sobre algo banal… me aplico el cuento y me lanzo a la acción, motivada por la experiencia única y el momento que dejaré pasar. Está claro que esta actitud no puede aplicarse a todo tipo de situaciones y decisiones, ya que las trascendentales, las que verdaderamente nos preocupan y las que pueden cambiar el rumbo de nuestras vidas no pueden tomarse a la ligera y sí que requieren de otro tipo de reflexión (a veces más conservadora), con el propósito de amortiguar los golpes que potencialmente podrían producirse. Sin embargo, e independientemente de la magnitud de nuestras preocupaciones, la filosofía «una vez en la vida» siempre viene bien tenerla en mente, ya que muchas veces le quita peso a esa historia que nos mantiene inmóviles, y otras nos ayuda a ser conscientes del círculo vicioso en el que andamos perdidos y que no nos permite avanzar.

«Una vez en la vida» es una de mis frases favoritas. Es como mi «Pepito Grillo», que aparece cuando las dudas hacen acto de presencia, y que me impulsa a decidir frente a la mayor frivolidad del mundo o la circunstancia más transcendental, y que a su vez me recuerda que la vida es una y que estamos aquí para vivirla lo mejor posible y ser felices.

Cuando dudes de actuar, siempre entre «hacer» y «no hacer» escoge hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia (Alejandro Jodorowsky)

Comentarios 2

  1. Jimmy

    Me ha gustado tu reflexión y te mando ánimo para la claridad de ideas y actúa!!!!!

    Te dejo un reflexión de mi novela inacabada:

    Cuando se me rompió el Lego y las cinco mil piezas de cientos de colores quedaron esparcidas por el suelo, al tratar de montarlo me di cuenta que también había perdido las instrucciones, así que aquello todavía me resulto mas difícil. Sin embargo, poco a poco fui aprendiendo a juntar las piezas por colores: primero las azules, luego las amarillas, .. y al final las negras. Entonces, comencé poco a poco a construir, a veces me equivocaba y tenia que deshacer para volver a construir, incluso a veces pensé que no seria capaz. Sin embargo, pude y además de poder aprendí a montar Legos sin instrucciones.

    Con esto quiero decir que las decisiones a veces son complejas pero aprendes y ademas construyes mas fuerte!!!

    1. cecilecollage

      Me gusta! Te animo a que acabes la novela! Y te agradezco los ánimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *