Todo lo que quisiste saber sobre la cultura Sami y nadie te contó

Samis Noruega

Este año descubrí Noruega Ártica, y una de las actividades que más me fascinaron fue conocer de cerca la cultura Sami: una de las culturas nómadas más antiguas del mundo, que cuenta con Renee Zellweger (“El Diario de Bridget Jones”) como uno de sus personajes más famosos. Y es que resulta que ella es de descendencia Sami, en concreto de padres suizos y sami-noruegos. ¿Os lo imaginabais?

Por ello, y para que podáis conocer un poquito mejor esta cultura indígena, aquí os dejo los aspectos más relevantes y los datos más curiosos. ¡Allá voy!

  • Sami significa “gente que está unida”.
  • Muchos de ellos siguen viviendo en pequeñas comunidades en el Círculo Polar Ártico, y se extienden por Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia.
  • Curiosamente, y aunque durante décadas han tratado de cristianizarles, los Sami solo creen en la naturaleza y en su relación con ella. De hecho, siguen venerando a dioses naturales.
  • Los Sami se dedican al pastoreo de renos, los cuales le sirven de apoyo en el trabajo y para su alimentación. Estos animales que mejor les representan.
  • Su ropa tradicional se llama Kolt y consiste en vestidos, zapatos y sombreros con bordados rojos, amarillos y azules. Una indumentaria muy colorista para destacar entre tanta nieve blanca. También llevan complementos elaborados con pieles de reno.
  • ¿Sabíais que tienen más de 100 maneras para referirse a la nieve y más de 50 para referirse a los renos? wow!
  • En cuanto a gastronomía… uno de los platos tradicionales son las suovas o suovasbierggo, que es carne de reno ahumada durante varios días y servida con patatas cocidas y frutas del bosque. ¡Está realmente bueno! También les gusta el slåbbå, que es un panqueque hecho con sangre… y ¡queso con nieve!.
  • El tipo de canción tradicional de los Sami se llama “yoik”. Un tipo de melodías hechas a partir de sonidos guturales, imposibles de entender, y que muchas veces improvisan ante sus familiares, comunidad o invitados.
  • También tienen una bandera propia, con el color amarillo que representa el sol, el azul que simboliza el cielo, el verde de los árboles y el rojo del fuego.
  • Aunque la mayoría, hoy en día, viven en caravanas mejor equipadas, antiguamente la vivienda tradicional eran cabañas circulares, que ellos llaman lavvu. Tienen un diseño similar a un tipi nativo americano, pero es menos vertical y más estable.
  • Lo que más me sorprendió de todo lo que nos contaron, es que los Sami es el último estado natural de Europa, que cuenta con su propio Parlamento, programa de televisión y dibujos animados.
  • En Karasjok se encuentra el Parlamento Sami, que es una pasada, así como el Centro de Artistas Sami y el Parque Cultural Sami, y por ello se considera la capital y el centro cultural de esta comunidad.
  • Junto con México, Noruega fue el primer país que firmó el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 1990, reconociendo legalmente el pueblo Sami como pueblo originario y estableciendo los derechos que le corresponden.
  • Uno de los logros más importantes del levantamiento político y cultural del pueblo Sami fue la fundación y el reconocimiento de este Parlamento, en 1989. Cada cuatro años, el pueblo Sami elige a sus propias autoridades, que representan partidos políticos en el Parlamento. Su tarea principal es representar al pueblo en todas las áreas de trabajo que tienen que ver con los Sami, económica, social y culturalmente hablando. Además, la constitución obliga al gobierno noruego a consultar al Parlamento Sami en todos los asuntos que le afectan.
  • La población Sami no es fácil de medir, pero se dice que hay entre 60 y 80 mil habitantes en Noruega (un país con casi cinco millones de habitantes). En Noruega se considera que existen tres grupos principales de samis: el pueblo del sur, el pueblo lule y el pueblo del norte.
  • Para vivir la experiencia Sami el mejor lugar es Kautokeino, un pueblo de la provincia de Finnmark, que colinda al sur con Finlandia. No solo porque es un lugar precioso, sino porque aquí podréis disfrutar de la experiencia de estar y charlar con ellos en un lavvu, escucharles cantar, comer su comida tradicional, ver carreras de renos e incluso participar en ellas. ¡Muy recomendable!

Y después de lo que os he contado… ¿Os animáis a descubrir la cultura Sami en vivo y en directo? ¡Yo os lo recomiendo muchísimo!

Más info sobre mi viaje a Noruega Ártica en:

Bienvenidos al Norte de Noruega

De aventuras en Noruega Ártica

¡Feliz semana!

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *