The secret of happiness

El Secreto De La Felicidad

El viernes pasado, durante mi última clase de inglés en Brighton, la profesora quiso debatir sobre «el secreto de la felicidad»… Tengo que reconocer que al principio todos nos quedamos con cara de sorpresa y sin saber muy bien que decir, pero tras dejar las dudas a un lado… iniciamos un interesante debate.

Porqué… ¿Qué es exactamente la felicidad? ¿Se trata de un concepto o de un estado psicológico? ¿Todos buscamos la misma felicidad?… mmmm… Desde mi punto de vista, la felicidad es un concepto abstracto al que todos aspiramos, que varia en función de nuestros oscilantes deseos y que depende de estos factores: buena salud + amor del bueno…+ amigos con los que disfrutar y compartir tu vida + satisfacción personal + realización profesional. Un equilibrio imperfecto entre necesidades personales, afectos y estabilidad económica.

Algunos de los grandes nombres de la historia también reflexionaron al respecto y estas son algunas de sus máximas:

  • «Happiness is not having what you want, but wanting what you have» Anon

(La felicidad no es tener lo que quieres sino querer lo que tienes)

  • «The supreme happiness in life is the conviction that we are loved: loved for ourselves, or rather, loved in spite of ourselves» Victor Hugo

(La suprema felicidad en la vida es tener la convicción de que somos amados: amados por nosotros mismos, o más bien, amados a pesar de nosotros mismos)

  • «Action may not always bring happiness, but there is no happiness without action» Benjamin Disraeli

(La acción no siempre trae felicidad, pero no hay felicidad sin acción)

  • «The greater part of our happiness or misery depends on our dispositions, and not on our circumstances» Martha Washington

(La mayor parte de nuestra felicidad o desdicha depende de nuestras actitudes, y no de nuestras circunstancias)

  • «The grand essentials of happiness are: something to do, something to love and something to hope for» Allan K. Chalmers

(Lo esencial para ser felices es: tener algo que hacer, algo que amar y algo que esperar)

  • «Happiness comes from spiritual wealth, not material wealth… Happiness comes from giving, not getting. If we try hard to bring happiness to others, we cannot stop it from coming to us also» John Templeton

(La felicidad viene de la riqueza espiritual, no de la riqueza material… La felicidad es dar, no recibir. Si nos esforzamos por hacer felices a los demás, la felicidad también vendrá a nosotros)

Como veréis, para todos y cada uno de ellos la felicidad representó una cosa. Sin embargo, hubo algo en lo que todos coincidieron: la felicidad no depende de las cosas materiales. Y estaban en lo cierto. Los amigos y el amor no pueden comprarse con dinero. El amor es algo que podemos perseguir, pero que surge cuando menos te lo esperas, y los amigos te los encuentras a lo largo de tu vida… Tú les eliges a ellos y ellos te eligen a ti. Así que haber llegado a esta conclusión es algo muy positivo. Porqué la felicidad depende en gran parte de nosotros mismos y eso significa que tenemos la oportunidad de alcanzarla, en mayor o menor medida, si nos lo proponemos.

Por otro lado, la felicidad también reside en no excedernos con las expectativas, ya que suelen ser éstas quienes casi siempre nos juegan malas pasadas, y en aprender a disfrutar de las cosas buenas que ya tenemos. Porqué pasarse la vida deseando lo que tuvimos o lo que nos gustaría tener no tiene sentido. Ya lo decía John Lennon: «La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes». Por eso mismo, si conseguimos valorar lo que tenemos, aceptamos las cosas como son y actuamos en pro de nuestra felicidad personal… probablemente en un futuro inmediato nos sentiremos más satisfechos y felices con nuestra vida, dejando a un lado sueños quiméricos, que no nos conducen a nada y que muchas veces son la causa de nuestras frustraciones y miedos.

Sin más, os aseguro que la que escribe también tiene que aplicarse el cuento jijijiji Las teorías están muy bien para los libros, pero la esperanza reside en la acción.

¡Carpe diem!

Comentarios 3

  1. r110

    Estoy totalmente deacuerdo

    1. cecilecollage

      Me alegro!

  2. Mary Sellart

    Estoy de acuerdo en la reflexión: «La mayor parte de nuestra felicidad o desdicha depende de nuestras actitudes, y no de nuestras circunstancias».

    A veces me siento triste y no se exactamente el porqué. La tristeza se me va cuando cambio de actitud aunque las circunstancias pueden no haber variado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *