The Center Will Not Hold, el documental sobre la vida de Joan Didion

Joan Didion And John Gregory Dunne, Trancas, California, March 1972

El actor y cineasta Griffin Dunne, sobrino de la leyenda del Nuevo Periodismo Joan Didion, le ha rendido homenaje con un documental sobre su vida, que se estrenó en Netflix el pasado 27 de octubre de 2017.

Didion es una escritora de culto, periodista, guionista, crítica de cine, editora de medios como la revista Vogue, y autora de grandes novelas como “El pensamiento mágico” (2005), en el que narra su escalofriante duelo tras la muerte de su marido, el también escritor John Gregory Dunne, de un ataque al corazón cuando se encontraba visitando a su hija que estaba en coma, y la enfermedad de su hija adoptiva, Quintana Roo Dunne, que por desgracia también falleció de una pancreatitis a los 39 años de edad, uno menos de los que había durado el matrimonio de sus padres. Y es que Joan es una de esas mujeres con las que al menos yo me identifico. Una mujer muy sensible, inteligente, fiel a sus principios, atrevida y abanderada de una forma de hacer periodismo, de figura grácil, amplia sonrisa, culta, alegre y amante de la belleza.

En definitiva, una persona especial donde las haya, a la que siempre he admirado y a la que ahora, al revisar su vida, me siento más próxima a ella aunque inevitablemente apenada por su dolor. Y es que aunque ha permanecido prácticamente toda su vida con su amor, sufrir su desaparición así como la de su querida hija… fueron dos varapalos dramáticos y extremadamente dolorosos.

Cuando perdí a mi marido me aferré al pensamiento mágico con una intensidad que después me causó asombro. Me negaba a tirar sus zapatos porque estaba convencida de que si los conservaba, John volvería a por ellos.

En “The Center Will Not Hold” se la ve mayor y débil, con apariencia de frágil pajarito, melancólica, acompañada por su terrier y rodeada por los recuerdos que la rodean: muchas fotos, textos, novelas y demás objetos familiares… De hecho, incluso conserva notas manuscritas de su hija enmarcadas. Una de ellas reza: “Querida mamá, era yo quien huía cuando abriste la puerta”. Didion asegura que no se perdona su muerte, y se culpabiliza de ella asegurando que se la habían dado para que la cuidase, pero que ella falló.

He crecido escuchando todos los adjetivos posibles sobre la fortaleza, o lo que sea, de Joan. Y sí, ella es todo eso que irradia, pero creo que el secreto es genético, procede de un entorno duro de verdad. Y desde niña escuchó todas aquellas historias que determinaron su construcción moral. Joan adora la palabra carácter, y eso es ella, alguien con verdadero carácter. Con cinco años, Didion escribió sobre una mujer que se congelaba en el Ártico y otra que se derretía en el desierto, su imaginación solo entendía de extremos.

Como podréis comprobar cuando veáis el docu o leáis alguna de sus novelas – También es muy recomendable “Blue Nights” – seréis consciente de que la vida de Didion bien merecen unos cuantos tomos, a pesar de que por suerte no ha acabado. Y es que Joan es única: comenzó a escribir textos a los cinco años; siempre fue una voraz lectora; compartió fiestas con Janis Joplin; fue íntima amiga de Jim Morrison; entrevistó a grandes como Annie Leibovitz, Patti Smith, y hasta al demente criminal Charles Manson; tuvo una relación preciosa con su hija y un maravilloso matrimonio con el escritor John Gregory Dunne, formando durante mucho tiempo dúo creativo, escribiendo guiones para Hollywood, entre otras miles de cosas…

Sin más, lo mejor es que veáis la película. Joan Didion es un mito vivo y una fuente de inspiración para el mundo. Genio y figura.

Joan ha visto la película un par de veces, y le conmovió y gustó mucho. Creo que percibe cuánto amor se ha invertido en su creación. Ha sido un viaje muy personal para mí, como cineasta, como sobrino y como miembro de nuestra familia.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *