Tamara de Lempicka: la Reina del Art Decó

3 La Bella Rafaela, 1927, óleo Sobre Lienzo

Conocí a Tamara de Lempicka con 15 años, gracias a la biografía que mi padre me regaló. Y lo cierto es que fue amor a primera vista. Principalmente, porque conocer la vida de esta gran artista me sirvió para comprender sus obras y para descubrir lo que fue París en aquella época. ¡Fascinante!

Tras todos estos años, jamás he podido contemplar un cuadro de la artista polaca en directo… Por ello, estoy tan contenta al anunciar que hasta el 24 de febrero podremos disfrutar de la primera exposición retrospectiva dedicada a la figura de Tamara de Lempicka en Madrid, gracias a Arthemisia. ¡Viva!

El espacio que la acoge es el Palacio de Gaviria, e incluye una selección en torno a 200 piezas procedentes de más de 40 colecciones privadas, museos y prestadores. Todas ellas ayudan a poner en contexto la trayectoria artística de la “Reina del Art Déco”, y gracias a una puesta en escena inmersiva, donde sus obras están colocadas en ambientes decorados con reconocibles objetos déco como biombos, lámparas, jarrones, vidrieras, fotografías y grabaciones de época, consiguen que te empapes de su arte y vida a otro nivel.

Comisariada por la experta Gioia Mori – quien ha dedicado una década al estudio de la artista polaca -, este proyecto expositivo no solo recorre la trayectoria de Lempicka sino que ha contribuido a reconstruir los aspectos más desconocidos de su biografía.

Para que os hagáis una idea, la expo está organizada en 10 secciones:

  • Sección 1: ¡A París! ¡En París, en los años locos!

El acontecimiento artístico que marcó este periodo fue la Exposición Internacional de Artes Decorativas de 1925, que avaló la difusión del art déco, un movimiento con vocación de internacionalidad, modernidad y decorativismo. Tamara de Lempicka se encontraba entre aquella nueva población que había llenado la capital francesa con su creatividad, huyendo de la revolución bolchevique. Expuso por primera vez en el Salón d´Automne, en 1922 y rápidamente alcanzó un éxito de reconocimiento global.

  • Sección 2: La casa más moderna de París

La casa de la rue Méchain 7, comprada por Lempicka en 1930, reunía todos los elementos de la modernidad arquitectónica. En las revistas francesas, polacas y británicas de la época esta casa-estudio fue uno de los espacios más alabados como ejemplo de modernidad. El edificio era un proyecto del arquitecto y escenógrafo Robert Mallet-Stevens, maestro de la arquitectura art déco, mientras que los interiores eran de la hermana de Tamara, Adrienne Gorska.

  • Sección 3: Tamara de Lempicka y la Moda

El mundo de la moda marcó los comienzos artísticos de Lempicka, cuyos primeros trabajos fueron como ilustradora para revistas femeninas como el magazine Femina, del que la exposición incluye un ejemplar original de 1921 ilustrado por la artista. Además se exponen bocetos y figurines originales, así como las obras maestras, como Las confidencias (las dos amigas) de 1928 y La bufanda azul de 1930.

  • Sección 4: Las amazonas

“Las amazonas” era el nombre con el que se denominaba, a principios del siglo XX, a las mujeres homosexuales. Tamara de Lempicka nunca ocultó sus amores femeninos, en una época en que la cultura afrontó el tema de un modo relativamente desinhibido.

Esta sección de la exposición incluye también un gran número de desnudos realizados por la artista, en los que se puede ver la evolución de su estética pictórica. Sus desnudos de principios de los años veinte denotan un claro estudio del arte antiguo, para luego evolucionar en la segunda mitad de la década para trasladar reflexiones sobre los juegos de luces y sombras propios de los estudios fotográficos, algo que resulta evidente en el retrato La hermosa Rafaela, de 1927.

  • Sección 5: Naturaleza muerta

Las naturalezas muertas de Lempicka se distinguen por la sobriedad compositiva y por un punto de vista cromático muy personal donde el gusto art déco es indudable.

  • Sección 6: Madres e hijos

Kizette Lempicka (fruto del matrimonio entre la artista y Tadeusz Lempicki) nació en 1916 y ya desde muy pequeña sirvió de modelo a su madre, que la retrató varias ocasiones.

  • Sección 7: Alfonso XIII

Esta exposición tiene lugar tras descubrimientos recientes de la comisaria Gioia Mori, que constituyen piezas importantes para la reconstrucción de la historia biográfica y artística de Lempicka. Es el caso del retrato de Alfonso XIII que nunca había salido a la luz pública. Cuando Alfonso XIII murió en el exilio en Roma, en febrero de 1941, Lempicka ya se había mudado a Estados Unidos y estaba a punto de inaugurar una importante exposición individual en la Julien Levy Gallery de Nueva York. Los periódicos publicaban todos los días entrevistas suyas y, en cada ocasión, relataba con énfasis que había coincidido con el rey español, quien le había concedido algunas sesiones de pose en los años treinta durante su exilio italiano impactado por su ironía y locuacidad incontenible.

  • Sección 8: El manual de Historia del Arte

“La señora baronesa, medievalista moderna” fue el título de un artículo que se le dedicó a Lempicka en 1941. En él se destacaba cómo sus cuadros revelan un estudio de la pintura italiana del siglo XV y la flamenca del XVII, de los que la artista era una gran admiradora. Los nombres mencionados en el artículo eran Van der Weyden, CrivelliVermeer y El Greco, Hayez, Pontormo, Bernini, Miguel Ángel

  • Sección 9: Tamara de Lempicka, baronesa Kuffner

En febrero de 1939 Tamara y su segundo esposo, el barón Raoul Kuffner, dieron una última fiesta en su casa de la rue Méchain, tras la cual se marcharon a Estados Unidos. Llevaban tiempo preparando en secreto su traslado ante el inestable clima previo a la II Guerra Mundial. En 1940 alquilaron en Beverly Hills la antigua casa del director King Vidor, donde se tomaron una serie de fotos en las que Tamara aparece como una diva de Hollywood.

  • Sección 10: Las visiones amorosas

Uno de los rasgos que hicieron que Lempicka se convirtiera en el icono de una modernidad transgresora y precursora es su manifiesta bisexualidad y el amor por algunas mujeres que dieron origen a sus grandes obras maestras. Son aquellas pinturas que ella llamaba visions amoureuses y que cierran el recorrido de la exposición: la mujer con la que mantuvo una relación durante décadas, Ira Perrot, modelo de Sa tristesse de 1923; la aventura de un encuentro, Rafaela, modelo de su desnudo más erótico, La hermosa Rafaela de 1927, resplandeciente en la oscuridad del fondo.

¡Menuda vida! ¿no os parece?

Sin más, y como os adelantaba al inicio, Lempicka fue una de sus representantes más destacadas en el ámbito de las artes plásticas, para las que planteó toda una revolución, y esta retrospectiva resulta esencial para comprender tanto a la persona como a la artista. Un MUST.

Sitio:

Palacio de Gaviria

Dirección:

Calle del Arenal, 9 (Madrid)

Horario:

Hasta el 24 de febrero · Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo de 10 a 20 h. Viernes y sábado de 10 a 21 h.

Precio:

Entrada General + Audioguía: 13 €

¡Fantástica!

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *