ReTuna, el primer centro comercial dedicado al Upcycling

Retuna2

Suecia vuelve a dar buena muestra de que son un país avanzado en muchos aspectos. Y un nuevo ejemplo es ReTuna Aterbruksgalleria, el primer centro comercial que es un depósito y un espacio de venta de objetos reciclados.

Aunque para nosotros es muy sorprendente, ellos llevan años apostando por políticas de reciclaje. De hecho, ellos reciclan ¡¡¡el 99% de su basura!!! y compran basura a otros países, con la que luego generan energía. ¿No os parece alucinante? Por si esto fuera poco, el gobierno ha llevado a cabo acciones en pro de ello como pagar a los ciudadanos para que repararen sus electrodomésticos o reducir a la mitad el IVA por los remiendos de ropa y las reparaciones de bicicletas…

Asimismo, y para seguir apostando por un mundo más justo y ecológico, los suecos van más allá, y hace un año y medio más o menos, inauguraron en la pequeña ciudad sueca de Eskilstuna, un centro comercial al uso con tiendas, pero que también es un centro de reciclaje, en el que quien quiera puede dejar aquello que no quiere o necesita, para que luego ellos le den una segunda vida reparándolo, reaprovechándolo y convirtiéndolo en algo mejor.

El personal del almacén de reciclaje recibe y clasifica las mercancías entrantes al momento de dejarlas, dejando a un lado las que pueden ser reparadas o restauradas. Luego, éstas son trasladadas a diversos talleres para ser renovadas y más tarde, vendidas, en una de las catorce tiendas del centro comercial.

Todas las empresas que forman parte del ReTuna Aterbruksgalleria, abogan por el upcycling, promueven la sostenibilidad mediante la reducción de desechos, promocionan y favorecen la economía circular y crean nuevos puestos de trabajo. Actualmente cuentan con una docena de tiendas, en las que venden de todo. Desde juguetes, muebles, ropa, bicicletas, materiales de construcción, ordenadores, material electrónico, etc…

Este espacio ecológico gestionado por el Ayuntamiento, en colaboración con diversos expertos en reciclaje y reutilización, cuenta a su vez con una floristería que vende flores y plantas ecológicas en tiestos reciclados; un café y restaurante orgánico; una sala de conferencias donde se imparten charlas y talleres sobre el DIY (do it yourself) y demás prácticas de reciclaje; y un espacio para realizar compostaje, el cual se fabrica a partir de reciclar los restos de comida del restaurante y la cafetería, y transformarlos en abono, que se emplea para sus propias plantas o para vender.

Cada uno da lo que recibe, y luego recibe lo que da, nada es más simple, no hay otra norma: nada se pierde, todo se transforma. – Jorge Drexler –

Como podéis comprobar, este lugar es el paraíso para la economía circular, y ojalá en España seamos capaces de replicarlo.

¡Feliz semana!

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *