Oporto enamora…

Oporto, Portugal

Este verano he estado en Oporto (Portugal) y la verdad es que me ha fascinado. Es una ciudad que lo tiene todo y es tan pintoresca que a veces tienes la sensación de estar viviendo en un cuento. El río Duero, la Ribiera y su ambiente, las bodegas de vino, el bacalao en sus diferentes versiones y cualquier otro pescado fresco, los fados, la hospitalidad de los lugareños, el vino verde, las playas, el Paseo Marítimo y el Atlántico, su exquisito café, las iglesias (hay muchísimas y son interesantes como construcciones arquitectónicas), la Casa da Música, la Catedral, el Mercado Do Bolhao, el clima cálido pero no asfixiante, sus ricos dulces, el tranvía… Podría estar diciendo cosas bonitas sin cansarme…

La Chica del Flequillo en Oporto

De hecho, aunque ya había estado en Lisboa y también me encanta… tengo que reconocer que esta ciudad me ha enamorado. Está en plena eclosión artístico-cultural y emana creatividad. Todo en ella me parece hermoso, incluso soy capaz de ver la belleza que subyace de la decadencia de algunos de sus rincones. Aquí confluyen de manera natural lo añejo y lo moderno, las calles respiran historia y sus habitantes y turistas conforman un paisaje que no desentona. Es como si la propia ciudad te engullese y te adoptase convirtiéndote en uno más.

Si ya habéis estado sabréis de lo que os hablo, pero si estáis pensando en ir os lo recomiendo de todas todas. Vale mucho la pena.

Aquí os dejo algunas instantáneas de mi periplo por la segunda urbe más importante de Portugal. Bonita, con buena gente y a precios más que asequibles. Oporto tiene mucho que decir.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *