Leticia Dolera muerde la manzana…

Morder La Manzana

En el último mes he estado tan liada con trabajo, proyectos propios y mudanzas varias, que me ha costado muchísimo encontrar un hueco para la lectura… Algo que me inquieta, ya que para mi leer es una actividad que llevo a cabo a diario, que me fascina y estimula. Por ello, esta Semana Santa opté por romper esta dinámica y me abalancé al nuevo y primer libro de la actriz y directora de cine Leticia Dolera. “Morder la manzana” es un libro esencial y necesario en el que aboga sobre cómo lograr la igualdad entre hombres y mujeres, mientras narra experiencias personales, deconstruye el feminismo, y critica el patriarcado y el machismo, que lamentablemente imperan en la sociedad actual.

Publicado por la editorial Planeta, “Morder la manzana” muestra los estereotipos de la mujer, esos mitos que tan sólo por ser mujer debemos cumplir. Entre ellos la búsqueda del amor romántico, de la belleza, la maternidad o el temor a la edad. Paralelamente explica los grandes hitos alcanzados por el feminismo, como el derecho al aborto, el voto femenino o la revolución sexual, así como la historia de mujeres valientes, que marcaron el camino y cuyo ejemplo nos ayuda a despertar nuestras conciencias y también a enseñar a las más jóvenes.

Ser feminista implica para mujeres y para hombres empezar a mirar la realidad a través de un nuevo cristal.

Un libro con el que invita a los lectores a ver el mundo con las gafas del feminismo, unas gafas con las que podremos apreciar de forma crítica la sociedad androcentrista en la que vivimos, pero que no nos podremos quitar fácilmente, y en la que los hombres son imprescindibles para lograr el cambio de paradigma. Porque el feminismo es la lucha de todos por una sociedad justa, y eso quiere decir que no está contra los hombres sino en contra el sistema patriarcal. El feminismo no consiste en que las mujeres queramos estar por encima de los hombres como he oído por ahí… sino que se trata de una lucha para que todos y todas tengamos las mismas oportunidades y podamos elegir libremente, en lugar de que las mujeres, simplemente por ser mujeres, tengamos que lidiar con los prejuicios, abusos y machismos, que desgraciadamente se producen todos los días en sus diferentes formatos. Por ello, Dolera insiste en que los hombres deben ser nuestros aliados, ya que este es un movimiento para todos los públicos. Básicamente porque se trata de una cuestión de justicia social, no de guerra de sexos.

También creo que es imposible ser feminista y no entrar en contradicciones. Quizás lo importante es que seamos conscientes de cómo se construye la mirada que tenemos hacia nosotras mismas, una que está influenciada por la cantidad de imágenes que nos rodean. En cuanto a las revistas de moda, sería maravilloso que nos mostraran otros referentes y que no vinculáramos el éxito y el poder de las mujeres a la belleza y a la juventud, entendiendo que, además, el concepto que tenemos de belleza no es libre. Es también una construcción cultural. ¿Por qué en un hombre las canas son sinónimo de experiencia, madurez y atractivo y en una mujer no? ¿Por qué un hombre con barriga es un fofisano pero una mujer una gordibuena? ¿Tenemos siempre que estar buenas aunque no tengamos un talla 36, pero ellos lo que tienen que estar es sanos?.

Lo cierto es que queda muchísimo por hacer, pero tal y como señala Leticia, es imprescindible que todo este movimiento feminista esté articulado con medidas políticas, que nos ayuden a construir entre todos una sociedad igualitaria, y que desde pequeños nos enseñen a tener referentes diversos y ser educados en igualdad, así como a no crecer con mitos que abanderan la maternidad como realización definitiva de una mujer o que establecen que la feminidad es vestirse o comportarse de una manera determinada, entre muchas otras cosas. Somos la mitad de la población y nos merecemos los mismos derechos. Ni más ni menos.

Yo apuesto por denunciar el machismo que vemos a nuestro alrededor, ya que cuanto más se nos oiga, más probabilidades hay de que este tema pase a formar parte de la agenda social y política.

¡Feliz semana!

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *