Las maravillas de Alexander Girard

Love Girard
  • viernes 10 de febrero 2017

El arquitecto y diseñador Alexander Girard (1907-1993) – al que todos llamaban Sandro – nació en Nueva York y está considerado como una de las principales figuras del diseño estadounidense después de la segunda Guerra Mundial, junto con sus colegas George Nelson y Charles y Ray Eames.

Su principal valor diferencial fueron los colores vivos, las formas geométricas y el uso de elementos propios del folklore tradicional. Tres pilares que aprendió de sus viajes – le encantada recorrer el mundo en busca de nuevas formas gráficas – y de su principal destino: México, donde pasó gran parte de su vida.

Girard fue responsable de la división textil en la Herman Miller Company, donde creó numerosos productos y patrones, y el emblemático sillón Arm No. 66310.

Entre sus obras más conocidas se encuentran el interior de la Irwin Miller House en Columbus (Indiana) proyectada por Saarinen; su propia casa en Santa Fe; el legendario restaurante La Fonda Del Sol (1960) y L’Etoile (1966) en Nueva York, que también frecuentaba Andy Warhol; los mostradores de facturación, las salas de espera, el interior de los aviones, la identidad corporativa y el vestuario de los tripulantes de la aerolínea Braniff; así como el logotipo de la palabra love, su imagen más famosa.

Como podréis comprobar por sus diseños, Alexander Girard se adelantó al estilo de hoy y fue capaz de conectar polos opuestos como la artesanía y la industria, la cultura pop y las decoraciones barrocas, y crear auténticas maravillas.

Sin más, y tras haberle dedicado una retrospectiva que acabó el mes pasado, Alexander Girard ha pasado a la posteridad por haber sido un genio del dibujo y la ilustración sobre tejidos y objetos varios, y por resultar contemporáneo a pesar del tiempo que tienen sus creaciones. Un grande que gracias a que Vitra sigue reeditando sus diseños seguirá estando entre nosotros. ¡Bravo!

Infinitas son las expresiones de la belleza y del amor entre los hombres. Al abrirse a ellas, los ojos, los oídos y los corazones, se unirán los pueblos del mundo.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *