La Vaquería Montañesa: Eat Laugh Love

Pablo Zamora

Hay lugares en los que además de comer muy bien, te sientes como en casa. Y un buen ejemplo es La Vaquería Montañesa. Su nombre homenajea a los montañeses que cuidaban sus vacas en el centro de Madrid.

La Vaquería Montañesa se trata del nuevo proyecto de la familia Zamora Gorbeña – los responsables del renacer de Taberna La Carmencita y Celso y Manolo -, en la calle Blanca de Navarra, y con el que pretenden reivindicar la cocina madrileña internacional.

VaqueriaMontañesa_interior

El local, que albergó desde finales del siglo XIX una antigua vaquería, ha sido decorado con mesitas redondas de Stua y preciosas mesas de madera finlandesas diseñadas en los años 50 por Ilmari Tapiovaara de Artek, espejos Art Deco de Jacques Adnet, sillas Ton, hechas a mano en un pueblo checoslovaco, bancos románticos de madera ingleses y lámparas italianas con diseño parisino de R&E Bouroullec… por los fotógrafos María Gorbeña y Pablo Zamora, junto con la arquitecta técnica Merche Sebrango, quienes han conseguido un singular espacio, que alberga un ultramarinos – donde se puede adquirir desde una lata de anchoas del Cantábrico hasta un lomito de merluza con pimientos asados -, un restaurante y una barra de picoteo, en el que los productos ecológicos de pequeño productor y una carta que incluye 60 recetas de todo el mundo tradicionales y de innovación consiguen encandilarte los sentidos. Porque aquí cada pequeño detalle importa y no han dejado nada a la improvisación.

Vaquería Montañesa_verduritas

Asimismo, en la barra de La Vaquería Montañesa también se puede disfrutar de un pica-pica a base de roasted vegetables y crudités con “salsas vacilonas”, como ellos las llaman, así como su must: las rabas de Santander, marisquete castizo, tomates de España, e incluso un menú/cata de todo un poco al más puro estilo barra japonesa. En ese caso, solo tendréis que decir “Omakase” y os servirán lo mejor de ese día por 20 €.

Como podréis comprobar, su carta es extensa y tiene opciones para todo tipo de paladares. Entre sus platos estrella destacan el frito de lechazo ecológico en taquitos crujientes; el steak tartar de ternera (con posibilidad de condimentarlo a vuestro gusto) o el de tomate; los huevos fritos con morcillas de Burgos; los taquitos empanados de pez roca; las pastas de Benedetto Cavalieri como el risotto de puntalette o el penne rigate al estilo de los “Bouchon” lioneses (con mucha trufa y crema); la ensaladilla “Viva Nordic Food y Claus Meyer” con salmón salvaje de Alaska; el pulpo a la plancha con curry y patata morada; los pollos ecológicos de Santiago y Guillermo, dos veterinarios visionarios de Segovia y su delicioso e impresionante happy ending: helado de yogur pasiego ecológico con streussel de frutos rojos. Mmmm…

Su carta de vinos también merece una mención especial, ya que se estructura en ocho secciones con siete vinos cada una, y entre los que figuran monovarietales de la enóloga Ana Martin, clásicos que triunfaban en los 90, naturales, de Madrid y curiosas referencias internacionales como un vino blanco sudafricano de la bodega The winery of Good Hope. A esta curiosa carta se suman por la noche una serie de cócteles de autor con destilados como el vodka y el bourbon fabricados con patata ecológica y maíz bio.

Sin más, vale la pena que lo descubráis. No solo por su excelente servicio y por su variada carta con sabores sorprendentes, elaborada a partir de ingredientes de primera calidad, sino también por su emplazamiento con historia y por su entorno de diseño muy agradable. ¿Alguien da más?

Sitio:

La Vaquería Montañesa

Contacto:

911 387 106

Dirección:

C/ Blanca de Navarra, 8 (Madrid)

Horario:

Todos los días de 13:00 a 1:00 h.

Precio:

Precio medio: 25 €

Perfecto para descubrirlo y compartirlo con alguien que te gusta...

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *