La Tabacalera de Lavapiés

Lavapiés Y Sus Rincones
  • lunes 8 de noviembre 2010

Ayer por la mañana estuve en La Tabacalera, un centro social autogestionado, ubicado en la antigua fábrica de tabacos de Lavapiés.

Tengo que reconocer que hasta ayer… siempre me resistí a acercarme, porqué pensaba que no me iba a perder nada por ir a ver una «casa okupa»… Pero no, estaba totalmente equivocada. La Tabacalera ha demostrado que la autogestión cultural como ética y como criterio de organización puede aportarnos muchas cosas. Por ello, este espacio es un buen ejemplo gracias a las múltiples actividades que realizan gratuitamente todos los días, y siempre cumpliendo con la norma del «copyleft».

El edificio, una antigua fábrica primero de licores y después de tabaco hasta 1999, ha sido rehabilitado con materiales encontrados o reutilizados, y ha vuelto a la vida gracias a una serie de colectivos agrupados en torno a una nueva asociación, que ha conseguido que el Ministerio de Cultura les haya cedido la parte sin uso (8.000 metros cuadrados) para albergar el proyecto de autogestión de mayor envergadura de estas características.

Más de 50 grupos se dedican a un sinfín de actividades tan diversas como talleres, cursos de jazz, teatro, escultura, flamenco, claqué, yoga, dallywood, conciertos, skate, etc… También ofrecen libros de texto y ropa gratis, disponen de una zona exclusiva para los niños, una biblioteca y un huerto lleno de plantas de todo tipo. Para todo ello han habilitado los distintos espacios de esta construcción industrial del siglo XVIII, que todavía conserva parte de la maquinaria antigua y de los antiguos objetos originarios.

Sin más, este espacio creado por y para la gente, independientemente de su condición social, con recursos limitados y reciclables, promueve la diversidad y el arte por encima de todo, ha conseguido dinamizar la actividad cultural del barrio de Lavapiés, y ha puesto en entredicho debates tan refutados como el de la sostenibilidad, la autogestión cultural y la responsabilidad social y política de las prácticas de Arte de Contexto, características del final del siglo XX y principios del XXI.

Como ya os podréis imaginar, entrar a La Tabacalera es gratis (salvo la cafetería) y aunque su acceso no tiene restricciones… deben respetarse una serie de normas de civismo, que sus actuales gestores se han encargado de mostrar, a su manera, en los distintos rincones de este atípico lugar. Está claro que la mayoría de sus instalaciones tienen un aspecto un tanto decadente, pero ahí es donde reside su esencia. Así que hasta que el Gobierno no vuelva recuperar su «poder», os recomiendo que os deis un paseo y descubráis este interesante proyecto en vías de extinción.

¡No os lo podéis perder!

C/ Embajadores 53 (Madrid)
Metro y cercanías: Embajadores

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *