La maravillosa casa laberinto de Xavier Corberó

Xavier Cobero House

La casa del artista internacional Xavier Corberó – considerado por muchos el artista catalán más importante desde Gaudí – es una joya arquitectónica ubicada en Esplugues, un municipio del área metropolitana de Barcelona, que también albergó la fábrica Pujol i Bausis, proveedora de arquitectos como Gaudí y Domènech i Muntaner, y que fue el escenario donde se rodaron películas del Oeste en los 60.

Entre las mil maravillas que hizo – también es recordado por haber diseñado las medallas de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 – destaca la que fue su obra maestra: su casa

La casa es como una gran escultura. Tienes la sensación de estar dentro de una obra de arte.

Actualmente, es su viuda, Maria Dolors Rica, la que lucha para que el legado de su marido no sea olvidado y quien reside en esta vivienda de ensueño, compuesta por cinco plantas laberínticas vertebradas por un patio interior hexagonal, que esconden más de 400 obras del artista. 

La casa está en cierta manera oculta a los transeúntes de esta población, ya que se encuentra en la pequeña barriada de masías antiguas de los alrededores de la parroquia de Santa Magdalena. Y, de hecho, al cruzar su umbral, es imposible imaginar las virguerías que esconde… como el Rolls-Royce clásico, cuyo uso es meramente decorativo.

Como os comentaba, todo lo que hay en esta casa es una obra de arte absoluta. En total, la casa se divide en seis plantas descendentes y 15.000 m2 (divididos en 25 espacios), donde todas sus estancias están dispuestas en torno a un tragaluz acristalado. En el último piso se encuentra un vergel impresionante con vistas espectaculares. 

El hogar de Corberó – al que le gustaba llamarse “humilde ante la piedra” – es un autorretrato y una exploración que le ha llevado unos 40 años de su vida. Y es que lo cierto es que el proceso y la evolución han sido enormes. Partiendo de nueve estructuras industriales ya existentes pero deterioradas, formó un laberinto de estudios, salas de estar, residencias de artista, galerías, y un taller subterráneo. Todo un entramado armónico, donde conviven escaleras deslumbrantes, obras monumentales de Corberó, mobiliario de diseño, y en el que la frialdad del cemento contrasta con la calidez de la madera, formando un matrimonio perfecto.

Corberó era amigo íntimo de Salvador Dalí y Duchamp, y en su obra y en la casa se puede observar una clara influencia del surrealismo.

Los exteriores de la casa incluyen una gran estructura de arcos de cemento de unos tres pisos de altura que se erige como un gran esqueleto grisáceo. A su alrededor, hay un gran jardín repleto de altos tótems de piedra o hierro esculpidos por el artista, con los que siempre quiso crear poesía.

Es poesía, es música. Como las melodías, me gusta que sea continua, igual que las que se componen en la India o las tocatas de fuga de Bach. Que no se sepa dónde empieza ni dónde acaba, que sea un espacio mental.

Corberó saboreó las mieles del éxito – pasó por la Fundición Medici y por la Bienal Hispanoamericana, expuso en Múnich, en Japón, en Nueva York -¡en el MoMa!-, en el Stedelijk Museum de Amsterdam y en el Victoria and Albert Museum de Londres… -, y logró un gran prestigio en Estados Unidos. Sin embargo, optó por instalar su casa y taller en Esplugues de Llobregat, para estar cerca de su familia y de sus amigos. Por desgracia falleció el año pasado, pero su arte, talento y buen hacer serán eternos. ¡Enhorabuena maestro!

In Residence Ep17: “Xavier Corbero” by Albert Moya – NOWNESS presents from NOWNESS on Vimeo.

* Fotografías de Jerome Galland. Video de Albert Moya, cortesía de NOWNESS.

Comentarios 1

  1. Filipa

    Hola! Muy interesante…se visita?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *