Krampus, el Mr Hyde de la Navidad

El Krampus

No sé vosotros, pero para mi la Navidad cada vez está más desvirtuada… No solo tiene excedente de edulcorante sino que se ha convertido en la fiesta oficial del consumismo más atroz. De ahí que todo el paripé que la rodea y los símbolos que forman parte de ella me resulten indiferentes…

Sin embargo, hace unos días descubrí la cara más diabólica de esta festividad cristiana… y simpaticé inmediatamente con ella. Sí, sí, su líder se llama Krampus y es una criatura procedente de las costumbres y tradiciones del folclore alpino, que simboliza el espíritu de la naturaleza invernal, y cuya antigüedad puede rastrearse hasta diez mil años atrás, mucho antes del nacimiento de Jesucristo.

En contraposición con Santa, su imagen no es tan friendly… Es decir, el Krampus se parece al íncubo. Tiene aspecto humanoide, patas similares a las de un fauno, una gran lengua roja, cuernos en la frente, el cuerpo cubierto por un oscuro y tupido pelaje y suelen representarlo con una canasta a la espalda, donde lleva los niños malos para después llevarlos al infierno. Está claro que en lo que al físico se refiere le ha tocado la peor parte si le comparamos con el gordinflón de mirada cándida y traje rojo.

Como podéis imaginar, el alter ego de Papá Noel no reparte sonrisas ni premia a los niños buenos sino que castiga a los niños malcriados a un ardiente mundo subterráneo… Porque el Krampus colecciona tristezas, recoge miserias y decepciones y luego… ¡zas! las evapora… Este mago del dolor, que aparece durante la tarde del 5 o 6 de diciembre, haciendo sonar campanas y cadenas oxidadas durante dos semanas hasta que llega su noche: la velada anterior a Santa Claus (el 24 de diciembre), es mucho más útil y metafóricamente hablando contribuye a nuestra felicidad poniendo en un saco las desgracias y arrojándolas a la nada. Quien fuera Krampus

Sin más, y a pesar de mi simpatía por el lado oscuro de la Navidad jejeje ¡¡¡deseo que disfrutéis de una de las fiestas más celebradas del año!!!

SALUD · PAZ · AMOR · TRABAJO

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *