Jaume Plensa: “La escultura es la mejor forma de plantear preguntas”

Jaume Plensa Retrato

Estos días en Barcelona, tuve la oportunidad de ver la retrospectiva que el MACBA le dedica a Jaume Plensa, el gran escultor catalán, famoso y admirado mundialmente.

Un recorrido por cerca de tres décadas de su trabajo, en el que en primer lugar deberemos atravesar una gran fotografía de su estudio, donde se acumulan maquetas y esbozos, materiales y herramientas, anotaciones y rastros de una vida. Después, el itinerario continúa con un gran e impresionante interrogante de acero, “Firenze II”, que da paso a su mundo artístico, donde las preguntas son la antesala de todas sus construcciones. Y es que Plensa construye una particular forma de mirar al mundo con la que indaga en sus relaciones internas, buscando, además, dialogar con quienes contemplan sus esculturas. No solo apuesta por transformar el espacio en el que ubica su arte sino transformar la visión de los espectadores, ya sean vecinos, locales o turistas. Y siempre desde una visión optimista. Porque no es que lo vea todo de color de rosa, sino que manifiesta confianza en que todo es posible.

Una de las principales particularidades que más le define es la fuerza del volumen de sus obras, la imagen, la palabra y el sonido. Y os advierto que enfrentarse a ellas es abrumador. Y no solo por su tamaño, sino por lo que representan, y porque al usar en muchas ocasiones la figura humana consigue envolverte y hacerte partícipe de su mensaje. Es realmente maravilloso.

En la expo hay obras ubicadas en el interior y dos instalaciones en el espacio exterior como “The Heart of Trees” y “The Heart of Rivers”. Y todas ellas destacan por su equilibrio perfecto entre reflexión, poesía, arte, ciencia y música, la cual ha estado siempre presente en su vida – su padre tenía un piano en casa que tocaba, mientras se escondía tras él y sentía la sonoridad de otra manera -. Otra de las curiosidades de sus mastodónticas obras, en muchos casos, es la ligereza que aparentan, a pesar de haber sido construidas en acero.

A medida que os vayáis adentrando en su mundo os daréis cuenta de que el trabajo de Plensa está repleto de referencias al arte mismo: desde la tradición clásica al conceptual, desde el Renacimiento a las vanguardias históricas. Plensa dialoga con el arte y los artistas del pasado, tomando su legado intelectual y formal como materia prima. Es también un artista que revisa la historia social y cultural para ayudarnos a cuestionarnos cosas y para aportar luz a ciertos lugares que lo necesitan – un buen ejemplo es la obra “The Dream” ubicada en Sutton-St. Helen, Mereseyside, Inglaterra,  donde antes estaban las minas que daban empleo al pueblo -.

Asimismo, y como os adelantaba, el cuerpo como representación de lo humano está presente en su trabajo de manera constante. Y siempre emplea sus medidas, ya que opta por lo sencillo y lo honesto. De hecho, es considerado por muchos como “el escultor de lo humano”. Un ejemplo que podréis ver en la muestra es “Glückauf”, donde todas las letras y textos móviles corresponden a los textos literales de la Declaración Universal de Derechos Humanos aprobada por las Naciones Unidas en 1948. Y se trata de un retrato que el espectador puede atravesar… Lo que pretende Plensa en este caso hacernos reflexionar sobre la Europa de hoy, el auge del fascismo y sobre los tiempos confusos e intensos que vivimos.

Sin más, os animo a que vayáis a verla, tanto si estáis en Barcelona como no. Vale mucho la pena acercarse a la Ciudad Condal para disfrutar de esta maravilla. No os arrepentiréis.

Sitio:

MACBA

Dirección:

Plaça dels Àngeles, 1 (Barcelona)

Horario:

Lunes, miércoles, jueves y viernes de 11 a 19:30 h. · Martes no festivos, cerrado · Sábados de 10 a 20 h. · Domingos y festivos de 10 a 15 h.

Precio:

10 € · con la tarjeta de la Fnac o carnet de estudiante: 5 €

¡Súper recomendable!

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *