Isidro Blasco: arquitectura hecha collage

El Arquitecto Isidro

El origen del universo artístico de Isidro Blasco nace de la fusión de las tres disciplinas que más le fascinan: la escultura, la arquitectura y la fotografía. De ahí que haya logrado el más difícil todavía aunándolas y creando un formato inédito: reconstrucciones tridimensionales realizadas a partir de instantáneas digitales y materiales de construcción, entre los que impera la madera. Pero ahí no queda la cosa… porque el mensaje que subyace tras esta sucesión de fotogramas es el de explorar la naturaleza de estos espacios desmembrados y la impronta que han dejado tras de sí las personas que los han habitado.

Blasco, afincado en Nueva York desde hace más de 15 años, podría ser considerado un maestro del collage 3D, debido a la dimensión y volumen que alcanzan algunas de sus obras y a su look final, pero también un arquitecto, ya que reconstruye esos espacios reales, dotándoles de una personalidad nueva. De hecho, lo que nos propone a través de este juego de perspectivas es que seamos capaces de ver más allá de lo evidente. Porque la realidad, la vida… es también una suma de elementos, de personas, de circunstancias, de experiencias. Una amalgama multicolor ensamblada por nuestras emociones, recuerdos y percepciones. Por ello, el artista quiere dejar patente en todos sus trabajos esa conexión emocional que inevitablemente él mismo establece con su entorno.

Las principales influencias a nivel personal y profesional de este artista madrileño han sido la figura del también artista estadounidense de origen chileno Gordon Matta-Clark (1943-1978), sobre el que escribió su tesis, y cuyas interpretaciones políticas del espacio le marcaron. Y por supuesto, su padre, Arcadio Blasco, artista alicantino y personaje fascinante, que entre otros muchos logros estuvo presente en importantes certámenes internacionales como la XXXV Bienal de Venecia de 1970, y que como no podía ser de otra manera fue quien despertó la curiosidad y el impulso necesario para que su vástago optase por dedicarse al mundo del arte. Tras su muerte, Isidro le dedicó un vídeo a su memoria bajo el nombre de ‘Arcadio’, que formaba parte de su macro-instalación ’Aquí huidizo’, formada por un conjunto de 46 piezas escultóricas realizadas entre 1999 y 2010, en las que el eje central era ‘Elusive Here’, un proyecto videográfico en el que a través de la mezcla de elementos íntimos e irreales narraba experiencias sensoriales y visuales. Una maravilla.

Asimismo, en esta ocasión el artista está de enhorabuena, porque la ciudad que nunca duerme y que tantas satisfacciones le ha dado – sus obras forman parte de colecciones públicas y privadas, entre ellas las del Whitney Museum of American Art -, alberga tres exposiciones suyas. Una de ellas, Above and under, L-Train’ se puede contemplar hasta el 10 de abril en la galería Black and White de Brooklyn y está inspirada en el metro, un transporte que utilizamos a diario, pero del cual desconocemos su funcionamiento, sus tripas… Por este motivo, Isidro ha querido hacer una reflexión sobre el impacto de la cotidianidad en nuestras vidas, y cómo un mismo lugar por el que transitamos todos los días puede llegar a ser percibido de maneras diferentes, y cómo esas múltiples percepciones son capaces de transformar ese emplazamiento. Otra de sus muestras, ubicada en la Trestle Gallery de Brooklyn, se trata de la maqueta del anterior proyecto, el cual permite a los visitantes aproximarse a su mundo caleidoscópico mientras recorren esta construcción fotográfica. Y por último, está la súper instalación ‘New York Wave’, presente en la PULSE New York, y que consiste en una obra de dos metros de ancho de toda la ciudad, compuesta por unas doscientas imágenes tomadas desde el Empire State Building, pero desde una perspectiva inusitada.

Sin más, y como podréis comprobar a medida que os adentréis en el arte de Isidro Blasco, su forma de concebir y de contextualizar los lugares recibe el influjo directo tanto del cubismo como del constructivismo. Dos movimientos que alimentan el córtex de uno de los mejores exponentes de la escultura contemporánea, y que no deja de sorprendernos con su lúcida mirada.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *