Entrevista a Mario Tardón (Stockmann)

Mario Tardón

Hace un par de semanas fui a ver Stockmann, la versión libre de La compañía Les Antonietes Teatro sobre la obra “Un enemigo del pueblo” de Ibsen.

El dramaturgo responsable de esta contemporánea versión y dirección es Oriol Tarrasón. Y el excelente reparto lo forman Jorge Suquet, Mario Tardón, Bernat Quintana, Jimena la Motta y Ana Mayo.

Podréis disfrutar de ella hasta el 1 de noviembre en el Teatro Fernán Gómez.

Mientras tanto, os dejo con la entrevista a uno de sus actores principales: Mario Tardón.

Hace un par de semanas fui a ver Stockmann, la versión libre de La compañía Les Antonietes Teatro sobre la obra “Un enemigo del pueblo” de Ibsen.

El dramaturgo responsable de esta contemporánea versión y dirección es Oriol Tarrasón. Y el excelente reparto lo forman Jorge Suquet, Mario Tardón, Bernat Quintana, Jimena la Motta y Ana Mayo.

Podréis disfrutar de ella hasta el 1 de noviembre en el Teatro Fernán Gómez.

Mientras tanto, os dejo con la entrevista a uno de sus actores principales: Mario Tardón.

  1. Autodefinición

    Un tipo bastante corriente.

  2. ¿Qué querías ser de pequeño?

    Aventurero.

  3. ¿Desde cuando eres actor?

    Desde que empecé a estudiar a eso de los 20.

  4. ¿De quien fue la idea de llevar a cabo una adaptación a vuestro libre albedrío sobre “Un enemigo del pueblo” del dramaturgo noruego Henrik Ibsen? 

    La idea la tuvo hace casi tres años nuestro director Oriol Tarrasón.

  5. El nombre de la obra corresponde al de su protagonista. ¿Qué puedes contarnos de este héroe frustrado que lucha contra todo convencionalismo a pesar de la sociedad conformista en la que le ha tocado vivir?

    Tomas Stockmann es un héroe, y como tal, su camino es pedregoso. Para defender la verdad has de poner en riesgo tu estabilidad. Es triste pero es así. Cuando la verdad es incómoda, el que se vuelve incómodo eres tú. Y eso es lo que acaba siendo Tomas en su pueblo. Una persona incómoda que hay que arrancar y destruir. La grandeza de este personaje radica justo ahí. No busca su propio beneficio en ningún momento. Es capaz de sacrificarse por el bien común y para que la triunfen valores como la solidaridad, la verdad o la bondad. Quizás pueda parecer hasta un poco inocente en esta época descreída y escéptica en la que vivimos, pero a mi sólo me despierta admiración profunda.

  6. Curiosamente, el eje central de la función es muy contemporáneo. Han pasado los años pero seguimos formando parte de una sociedad donde los corruptos, son aceptados como algo común, a pesar del escarnio público promovido por la prensa; una sociedad comodona que prefiere esconder la cabeza bajo el ala y asumir los daños colaterales de ciertas acciones poco éticas. ¿Hay esperanza?

    No. Ninguna esperanza en que esto mejore. Estamos en estado terminal. Lo que hay que hacer es volver a construir. Concentrarse en las cosas positivas y tratar de cambiar lo que tenemos más a mano: las relaciones con los amigos, con la familia, con tu entorno.. Si consigues que cada día mejore un poco respecto al anterior en este sentido date con un canto en los dientes. Pero vamos. Es mi opinión, y yo ahora mismo estoy destrozado socialmente. No me reconozco con nadie. Sólo me reconforto con mis amigos, o mi familia. Con ellos sí me siento ciudadano. Con esa panda de personajes que pululan por las pantallas y que dicen ser salvadores o villanos de todo prefiero no malgastar ni un hálito de pensamiento.

  7. En su día esta obra fue polémica e incomodó a los burgueses de la época. ¿Crees que ahora puede causar el mismo efecto o estamos demasiado anestesiados?

    Lo bonito del teatro es justo eso, que es un medio real muy potente para seguir moviendo conciencias. Por supuesto que ver una función como Stockmann te va a remover. Y todos los espectadores salen del teatro removidos. Por que te pone frente a frente con la verdad y ves como la impotencia se apodera de ti, no puedes hacer nada y presencias un descalabro gigantesco. Por eso Ibsen es Ibsen. Por eso merece la pena revisitar los clásicos. Por eso hacemos una obra como esta.

  8. ¿Con qué aspectos del personaje de Ibsen te sientes identificado, teniendo en cuenta que tú interpretas a su opuesto, a ese hermano mezquino, hipócrita y egoista que en pro de su bienestar es capaz de arriesgar la salubridad de todo un pueblo?

    Me llama la atención como lo describes. Cierto es que como actor lo más inteligente sería pensar así. Pero no sería honesto. Has de amar a tu personaje por encima de todas las cosas. Eso no lo digo yo, eso es así. Es el a-b-c de cualquier acercamiento teatral. Y yo amo a mi personaje. Sí veo que tiene dobleces, sí veo que tiene maldades, pero como todo ser humano. Haríamos mal en caer en el maniqueísmo. No todos son muy malos ni nosotros todos muy buenos. Lo que a mi personaje le mueve, o eso creo yo, es el futuro próspero de su comunidad. El suyo propio también, por supuesto, él no engaña a nadie, pero arrastra consigo a todo su pueblo y cree que es la única decisión posible y aceptable y es la que toma. Y va a muerte con ello. Yo, fíjate, hasta le admiro en ciertos momentos. Ahora, tienes toda la razón. Egoísta es muy buena definición.

  9. ¿Qué tal tu experiencia con tus compañeros de reparto? 

    Faantástica. Nos hemos respetado mucho. Y la culpa es de nuestro capitán general. Oriol nos ha desmostrado que se puede trabajar en serio sin estar serio. Ha sido un gran aprendizaje personal. He aprendido mucho de las maneras de encarar el trabajo de cada uno de mis compañeros. Podría decirte que creo que soy bastante mejor actor de lo que era antes de empezar Stockmann.

  10. Danos un motivo por el que la gente que no haya tenido ocasión de ver la función debería acudir al Fernán Gómez a veros

    Creo, honestamente, que vas a invertir una hora de tu vida en ver algo que te va a gustar. Y eso, no es fácil de asegurar en los tiempos que corren.

  11. Planes de futuro

    Pues en un futuro cercano tengo ganas de disfrutar un par de estrenos de pelis que rodé el año pasado: Wild Oats (Andy Tenant) y Risen (Kevin Reynolds). Ambas de producción americana y grandes proyectos personales. Y en diciembre tengo unos días de rodaje en The promise, la nueva película de Christian Bale y Oscar Isaac. Así que sí, muy contento.

  12. Lugar favorito en el que perderte

    Dame un coche con radio, a mi mujer y suéltanos por cualquier carretera de EEUU. Verás lo que es un hombre feliz.

  13. Un sueño

    Ponerle un café en una peli a Steven Seagal.

  14. Un secreto

    No me cae bien la gente intensita que circula por este oficio, soy más de pipas y birras.

Sitio:

Teatro Fernando Fernán Gómez

Dirección:

Plaza de Colón, 2 (Madrid)

Horario:

De martes a sábado a las 20:30 h. Domingos a las 19:30 h.

Precio:

16€ + gastos de gestión.

Una maravillosa adaptación de una gran obra, que resulta de lo más contemporánea.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *