El año del pensamiento mágico…

Joan Didion JohnGregoryDunne

Esta semana terminé de leerme “El año del pensamiento mágico” de Joan Didion. Un recorrido por las entrañas que conforman el dolor por la muerte de un ser querido.

De hecho, ya sea por haber sufrido en mis propias carnes la pérdida de mis progenitores a muy temprana edad, o porque admiro profundamente a esta menuda y talentosa escritora, este libro me ha parecido un must para cualquiera que tenga interés por nuestros resortes más profundos. Principalmente, porque encierra un compendio de grandes lecciones de vida imprescindibles.

El dolor por la muerte de un ser querido es otra cosa. Carece de distancia. Viene en forma de oleadas, de paroxismos, de premoniciones repentinas que debilitan las rodillas, ciegan los ojos y cancelan la normalidad de la vida.

Didion es una escritora de culto, periodista, guionista, crítica de cine, editora de medios como la revista Vogue, entre otras muchas, y como os adelantaba, hace ya unos años sufrió la muerte repentina de su marido, el también escritor John Gregory Dunne, de un ataque al corazón. Este duro varapalo emocional fue el detonador que inspiró este ejemplar. 190 páginas emotivas y lúcidas, que diseccionan el dolor, tanto físico como psicológico cuando, por desgracia, eres víctima del fallecimiento de un ser querido. En él, Didion recorre todas las emociones que sintió, las analiza, y, ante todo, trata por todos los medios de aceptarlas para, sin olvidar, poder seguir caminando.

Somos seres mortales imperfectos, conscientes de esa mortalidad incluso cuando la apartamos a empujones, decepcionados por nuestra misma complejidad, tan incorporada que cuando lloramos a nuestros seres queridos, también nos estamos llorando a nosotros mismos, para bien o para mal.

El título es revelador y hace referencia al tipo de pensamiento que muchas veces nos aflora para comprender este tipo de situaciones. Es decir, ecuaciones lógicas y equivalencias mentales, donde la suerte también tiene cabida, y que en cierta manera nos otorgan un mayor control de este estado. Son absolutamente improbables, pero creer en ellas comporta cierta paz “ficticia”.

Me detuve en la puerta de la habitación. No pude dar el resto de sus zapatos. Me quedé allí un momento plantada y entonces me di cuenta de por qué: si John quería volver, le iban a hacer falta zapatos.

Aunque hay muchos libros de autoayuda y psicología que abordan el tema del dolor, nunca antes me había sentido tan identificada ni tan agradecida por el modo en el que ella lo explora y saca sus propias conclusiones y aprendizajes. Se trata de un auténtico acto de valentía, que nos permite entrar en su mente nublada por el luto.

La gente que ha perdido hace poco a un ser querido tiene una expresión peculiar, que tal vez solo reconocen quienes han visto esa misma expresión en su propia cara. Yo la he visto en mi cara y por eso ahora la reconozco en otras. Se trata de una expresión de vulnerabilidad extrema, de desnudez, de indefensión.

Sin más, os recomiendo de todas todas que os lo leáis. “El año del pensamiento mágico” es una reflexión sobre el duelo y una crónica de supervivencia. Todo un viaje por lugares a veces incómodos, pero necesarios para entender y aceptar lo inevitable, para ayudarnos y para ayudar a quienes están a nuestro lado y están sufriendo sus estragos.

Un must.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *