Días de verano…

Summertime

En breve me iré de vacaciones y voy a dejar el blog descansando un poquito, aunque tengo en la nevera alguna que otra recomendación interesante para estos días, que compartiré en facebook (/lachicadelflequillo), twitter (@cecilecollage) e instagram (@cecilecollage). Os adelanto también que en breve habrá novedades, aunque por el momento no puedo adelantaros nada. De todos modos, ya sabéis que lo bueno se hace esperar jejeje

Mientras tanto, aquí os dejo una de esas reflexiones que cada cierto tiempo comparto con vosotros y que a mi me sirve para poner en orden mis ideas.

¡Allá voy!

No sé vosotros pero cuando empieza el buen tiempo, los días se alargan, las jornadas laborales se vuelven intensas (en los dos sentidos jajaja), disponemos de más tiempo de ocio y somos conscientes que en unos días o un par de meses tendremos vacaciones… tengo la misma sensación que siento los días previos a que se acabe el año. Me explico: se trata de ese momento en el que te planteas cosas, ya sean deseos, propósitos, nuevos proyectos… o simplemente haces balance del camino recorrido. Sea lo que sea es algo que surge de una manera espontánea. Por ello, este tiempo se convierte en un buen momento para plantearme nuevas ilusiones, nuevos retos o cambios (más o menos importantes). Y esta sensación, aunque a veces puede implicar un poquito de «meneo» emocional… me gusta, ya que me hace sentir viva e ilusionada por lo que está por venir.

Sin embargo, tengo muy claro que los días en los que estoy de vacaciones, son eso: VACACIONES. Un great escape en toda regla e imprescindible para descansar, desconectar, cambiar de aires y romper con la rutina. Una especie de reset para volver con las pilas cargadas. Porque tras ese momento de dolce far niente y de parón es cuando empiezan a brotar las ideas, y cuando ya de manera consciente empiezo a pensar y a dar forma a esas ilusiones, proyectos o deseos que tengo en mente.

Por todo esto, os invito a que durante los días previos o tras disfrutar al máximo de vuestras merecidas vacaciones, os paréis a pensar y reflexionéis sobre vuestro presente y vuestros sueños. ¿Os gusta lo que hacéis? ¿Os sentís felices? ¿Qué queréis cambiar? ¿Qué ha pasado con aquella idea que teníais y que fruto del poco tiempo que tenéis dejasteis aparcada? etc… Como ya sabéis, la vida es una y el tiempo pasa, y no podemos dejar de perseguir nuestros sueños, si es que no los hemos alcanzado todavía. No se trata tampoco de ser iluso, dejarlo todo y perseguir quimeras, sin haber sopesado antes pros y contras, sino de dejar de ir con el piloto automático y pararse a pensar un poco en lo que nos hace felices, en las opciones que tenemos para llevar a cabo nuestras ideas e incluso desestimar aquellas que después de analizarlas bien no nos convencen. En definitiva, salir de la zona de confort para aproximarnos un poquito más a aquello que de verdad nos hace felices. Y ya os digo que no siempre tienen porque ser cambios trascendentales. De hecho, la dimensión de los mismos no tiene porque determinar nuestro grado de alegría o satisfacción. Pero lo que está claro es que sentir que nos movemos en pro de nuestros ideales hará que nuestro día a día sea mejor. Porque independientemente de que al final consigamos lo que ansiamos en un mayor o menor porcentaje, lo importante será el camino y la actitud que estemos teniendo para conseguirlo.

Sin más, y para seguir con la motivación, aquí os dejo un artículo que he extraído de Slow Blog, y que vale la pena que también leáis e interioricéis. Además de recomendaros que le echéis un buen vistazo a la nueva edición de la revista el Duende dedicada a los que luchan por conseguir sus sueños (Nº 149: «Donde viven los sueños»).

¡Felices vacaciones y hasta muy prontito!

La felicidad es una decisión que tenemos que tomar todos los días

Estas 5 frases de motivación pueden ayudarnos en momentos en los que nos sentimos desanimados.
No van a resolver problemas ni a evitar preocupaciones, pero puede que nos hagan sentir mejor.

1. La vida no es perfecta pero tiene momentos perfectos
Seguro que si, siempre hay pequeños momentos de felicidad.

2. El secreto de ser feliz es aceptar dónde estás en tu vida y sacar el máximo provecho cada día
A veces no nos encontramos en el punto en el que querríamos estar, pero todo tiene su lado bueno si sabemos verlo.

3. Lo que más nos fastidia en la vida, es la imagen que tenemos en nuestra cabeza de cómo debería ser
Exacto, nos creamos expectativas y cuando no se cumplen o no son como esperábamos, nos decepcionamos o frustramos y no aceptamos que las cosas sean así, simplemente porque se salen de nuestro «plan».

4. Cuando tengas un millón de razones para desanimarte, encuentra una razón que te mantenga motivado
Solo una razón que nos empuje hacia adelante, contra un millón, no puede ser tan difícil, no?

5. Sé amable contigo mismo, lo estás haciendo lo mejor que puedes
A menudo somos demasiado exigentes con nosotros mismos.

Y por si no es suficiente, una dosis extra:

Dos grandes verdades que en ocasiones necesitamos recordar, especialmente cuando nos desanimamos:

1. Puedes más de lo que imaginas.

2. Vales más de lo que piensas.

Comentarios 1

  1. Cris

    Buen viaje!!!! Me ha encantado!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *