Chuck Close: retratos hiperrealistas que traspasan el lienzo

Retrato Hiperrealista

Ayer descubrí en la óptica L’Atelier una reproducción de uno de los maravillosos retratos de Chuck Close, el pintor estadounidense célebre por sus gigantescas efigies basadas en primeros planos fotográficos.

Close es un tipo curioso con una vida nada fácil y con un peculiar cerebro denominado prosopagnosia, término que acuñó en 1947 el neurólogo e investigador alemán Joachim Bodamer, y que hace referencia a una lesión que provoca «ceguera facial». Es decir, incapacidad para reconocer los rostros…

La técnica que emplea este artista a la hora de llevar a cabo sus maravillosas estampas humanas consiste en proyectar una fotografía sobre el lienzo previamente cuadriculado y trasladar metódicamente, cuadrícula a cuadrícula, la imagen a la tela. Sí, sí, un trabajo muy meticuloso y duro, con el que ha conseguido gran reconocimiento (en el año 2000 el presidente Bill Clinton le entregó la Medalla Nacional de las Artes, máxima distinción que puede recibir un artista en Estados Unidos. Y en 2010, Barack Obama le invitó a formar parte del «Comité Presidencial de las Artes y las Humanidades», creado por Ronald Reagan en 1982 para incorporar esos campos a los planes educativos norteamericanos). De hecho, sus cuadros son muy cotizados y se pagan centenares de miles de dólares cada vez que salen a subasta o realiza una exposición.

Asimismo, lo más alucinante es que los rostros que pinta este artista superdotado llegan a medir hasta 3 metros de altura y reflejan cada una de las arrugas y poros del retratado, aunque actualmente se encuentre en una silla de ruedas (en 1988 un trombo en una arteria le provocó una parálisis parcial). Close es un ejemplo de lucha, pasión por su trabajo y resiliencia, ya que pese a su enfermedad, nunca dejó de realizar sus extraordinarios retratos, aunque a partir de ese momento tuviese que pintarlos uniendo sus dos manos.

Genio y figura.

  • Curiosidades:

Nació en Monroe, Washington, en 1940. En 1964 obtuvo el doctorado en Bellas Artes en la Universidad de Yale. En 1964 y 1965 estudió en Viena (Austria) gracias a una beca Fulbright. De 1965 a 1967 fue profesor de Arte en la Universidad de Massachusetts, en Amherst, y posteriormente se trasladó a vivir a la ciudad de Nueva York. Pintó su primer cuadro a partir de una fotografía en 1966 y en los siguientes años realizó una serie de retratos enormes en blanco y negro. El sistema de cuadrícula estaba muy extendido entre un grupo de pintores conocidos como hiperrealistas. En 1970 comenzó a pintar retratos en color y en las siguientes décadas pasó del hiperrealismo a una forma de realismo más abstracto. Durante las décadas de 1980 y 1990 continuó experimentando con diferentes formas dentro de cada cuadrícula, introduciendo en cada una de ellas pinturas abstractas en miniatura, que recuerdan a pequeñas amebas de colores brillantes como el fucsia, el amarillo mostaza, el violeta oscuro y el turquesa.

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *