Cerveza pura La Virgen: sin trucos y sin prisas

Cervezeríapura

Jaime Riesgo y Ana Elena Coello decidieron hacer un par de años volver a Madrid para llevar a cabo su sueño: construir una micro cervecería artesanal.

Así que tras hacer sus primeros pinitos en San Francisco, donde residían y trabajaban, decidieron tangilibilizar su idea y convertirla en un negocio y en su principal sustento. Y así fue como surgió Cerveza La Virgen.

Lo cierto, es que desde el principio siempre tuvieron muy claro que querían elaborar una cerveza de calidad suprema y 100% natural a base de los mejores ingredientes, y que respetase los tiempos de fermentación y reposo. De ahí que todas sus máquinas se calienten con biomasa (hueso de aceituna), que el grano usado sirva para alimentar al ganado local, que el lúpulo se emplee para abonar su huerta, y que el agua caliente sobrante se reutilice para las siguientes cocciones.

Cervezas La Virgen

Asimismo, ambos reconocen que el proceso ha sido duro y que han tenido que luchar mucho, pero que todo ese esfuerzo al final ha valido la pena. Sobre todo porque el resultado es su mayor premio y su mayor satisfacción: «una cerveza fresca, sin flitrar y sin pasteurizar, y con el sabor auténtico de las de antes».

La Virgen

(*) La identidad corporativa ha sido diseñada por Rubén Martínez, otro de los socios.

Estas son las diferentes variedades de Cerveza La Virgen:

MADRID LAGER: Cerveza de baja fermentación.

De color dorado y espuma blanca, con sabor a lúpulo y pura malta de cebada. Muy refrescante. Fermentada a baja temperatura y madurada 45 dias a 0ºC.

La caña perfecta.

JAMONERA: Cerveza de alta fermentación.

Sabores tostados y color rojizo, espuma cremosa y compacta.

Combina a la perfección con un buen bocadillo de jamón.

LA NEGRA CREMOSA: La oatmeal stout.

Sabores muy cremosos a café y cacao. Color negro azabache, espuma densa.

Perfecta para merendar, cenar o como aconsejan ellos «para después de lavarse los dientes».

Si queréis visitarles, los jueves, viernes y sábados abren el Tap Room, un pequeño bar donde podréis degustar sus cervezas con una tabla de jamón, unas patatas fritas o un perrito caliente:

Parque Európolis nave A, Calle Turín, 13, 28232 Las Rozas, Madrid

También las encontraréis en muchos más locales de Madrid (echadle un vistazo al mapa) y en estas ferias:

¡Salud!

Curiosidades sobre la cerveza:

  • El origen de la cerveza se remonta a la historia de la humanidad.
  • Al parecer, la primera bebida fermentada que conoció el hombre fue la cerveza, y se cree que apareció junto con el pan de cebada. Es posible que alguien hubiese dejado el pan olvidado a la intempérie; la humedad y la flora bacterial provocaron una fermentación natural. Al recogerlo, observó que el pan había segregado un líquido que le supo tan bien, que sucesivamente trató de reproducir el proceso.
  • Es sabido que hace más de 6.000 años, en la tierra de los ríos Tigris y Eufrates, los sumerios elaboraban y consumían la cerveza.
  • Un grabado de esa época representa a unos bebedores de cerveza junto a los cuales se reprodujeron algunas canciones dedicadas a la diosa de la cerveza, Ninkasi.
  • Hay otra leyenda que dice que Osiris preparó la primera cerveza pertenece a la historia primitiva de Egipto y, según esta versión, la cerveza sería un invento de los dioses. Los griegos identificaron a la cerveza con los egipcios, ya que la palabra zythum, empleada para designar a los egipcios, también la emplearon para significar «vino de cebada».
  • También existen pruebas de que los chinos producían una clase de cerveza de trigo llamada kiu, hace más de 4.000 años.
  • La cerveza se encuentra entre las ofrendas hechas a los dioses en casi todas las culturas. En los paises nórdicos se ofrecía cerveza a Wotan, el gigante Oegir era el cervecero y Thor el dios del trueno, el protector de la cerveza.
  • En la Edad Media, los alemanes poseían cerca de 500 claustros en los cuales se elaboraba y comercializaba la cerveza, ya que era privilegio exclusivo de los monjes y monjas, siendo muy famosas, en ello, las monjas de los Prados de Santa Clara.
  • Alemania ha influido mucho en fijar las características de la cerveza moderna, al punto que hoy en día aún cuentan con la «Ley de la Pureza» promulgada por el duque bávaro Guillermo IV de Orange en 1516, que obliga a producir la bebida con cebada malteada, agua, lúpulo y levadura.

Comentarios 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *