Celso y Manolo: la reinvención de las tapas castizas

Hace un par de semanas más o menos estuve descubriendo Celso y Manolo, la nueva propuesta gastronómica de los artífices de La Carmencita, la segunda taberna madrileña más antigua de Madrid.

Celso y Manolo tiene un rollo cañí renovado y está ubicado en el barrio de Chueca. El nombre del local no es casualidad, sino un homenaje a los antiguos dueños, Celso y Manolo, un par de hermanos asturianos que vinieron a Madrid en los años 70 y abrieron el restaurante Argüelles (no por el barrio, sino por el apellido de ambos), en la calle Libertad, 1. Por ello, tras su jubilación decidieron traspasarle el negocio a Carlos Zamora (Grupo Deluz&Cía y propietario de La Carmencita), quien le ha dado un toque único, aunque manteniendo la barra, el suelo de terrazo y dos de los platos insignia del desaparecido Argüelles: la tortilla paisana y la fabada.

A pesar de que se trata de una tasca, Celso y Manolo va más allá y se ha coronado como un lugar imprescindible para tomar el aperitivo acompañado de un buen vermut del Montsant en un espacio con mucho estilo y lleno de elementos de diseño, carteles antiguos y apliques del estudio Apparatus, una barra de mármol multicolor espectacular (¡de los años 50!) y taburetes de madera y cuero. Además, lo que también reivindican es una cocina tradicional pero renovada a partir de una materia prima excelente, mucha de ella procedente de cultivo ecológico.

celso-y-manolo-tartar

De su amplia carta – tamaño XXL – destacaría las rabas de Santander, las conservas naturales, el tártar de ternera al vodka Siderit Lacte (un vodka de Torrelavega Town, plata en los San Francisco Spirit Awards), el revuelto de huevos de gallinas felices, la ensaladilla rusa con anchoas o caviar, las empanadillas martes y trece y sus arroces trifásicos y anárquicos. Mmm… ¡Está todo delicioso! Otro de sus fuertes es el servicio, muy atento y agradable, su café de puchero y los cocktails de West África de Sega – quien también rapea en cuatro idiomas: inglés, español, francés y oloff – y los baobabs de su niñez. ¡Un must!

(*) Fotos by Pablo Zamora.

Dirección:

C/ Libertad, 1 (Madrid)

Horario:

Todos los días de 13 a 17 y de 19:30 a 2 h.

Precio:

De 20 a 25 € por persona.

¡La mejor versión renovada de una taberna castiza!

Comentarios 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *