«When you live in Berlin» by Expedia

Berlin

Hace una semana tuve la oportunidad de disfrutar de unos días en Berlín gracias a Expedia y ¡me encantó!

La verdad es que Berlín es una ciudad única, poliédrica y camaleónica donde las haya. Una ciudad donde se proclaman las diferencias y que a su vez conserva la idiosincrasia del carácter alemán.

Durante buena parte del siglo XX Berlín fue el centro de la Historia. Por ello, su convulso pasado queda patente en muchos de sus rincones. Asimismo, y a pesar de su espíritu bohemio, la capital de Alemania es ordenada, eficiente y culta. De ahí que sea considerada uno de los destinos más interesantes de Europa.

Berlín también es la ciudad tolerante y de contrastes por antonomasia. Un lugar donde tienen cabida todas las tendencias y formas de pensar. Por ello, su diversidad se ve reflejada en los barrios que la componen, desde los más elegantes del Oeste hasta los más eclécticos, artísticos y pintorescos del Este.

No sé cuantos de vosotros la habréis visitado o incluso vivido, pero para mi es una de mis favoritas. De hecho, en cierta manera es como una especie de oasis en medio de Alemania. Es diferente del resto de ciudades del mismo país y para mi es distinta de cualquier otra ciudad del mundo en la que haya estado hasta el momento. Sobre todo porque sigue teniendo esa magia que la hace especial y que enamora a la gran mayoría de personas que la visitan por primera vez.

Berlín te cala y se te mete en los pulmones en cuanto aterrizas… Te atrapa sobremanera desde el minuto cero y a medida que la vas descubriendo cada vez te gusta más.

Yo tuve la suerte de disfrutar de unos días casi de verano: 25-28º… pero tengo que reconocer que a pesar de las bajas temperaturas que suelen predominar casi todo el año, la ciudad compensa el frío con otras cosas que realmente equilibran la balanza.

Un aspecto a destacar son sus habitantes. Y no creo que fuese «buena suerte» que me encontrase con buena gente todos los días. Por ello, la sensación que me llevé es que son buenas personas y también muy educados. También me fijé que a pesar de la imagen que tenemos de los alemanes, en Berlín la gente sonríe con facilidad. Además, curiosamente y a diferencia de ciudades como Madrid o Nueva York, el ritmo de vida es más pausado. Otro tema que me sorprendió fueron las dimensiones de la ciudad y las zonas verdes. Berlín es dos ciudades en una y eso se nota (¡qué se lo digan a mis pies! jejeje) y está repleta de parques y de ¡bicicletas!.

Sin más, si estáis pensando en hacer un viaje ¡Berlín es una muy buena opción! Os aseguro que os encantará. Los precios de los vuelos y los hoteles son asequibles, hay mil cosas por hacer y ahora probablemente disfrutaréis del mejor tiempo que puede ofrecer la ciudad.

I LOVE Berlin!!!

Algunas recomendaciones:

  • Además de visitar lo más típico de Berlín que aparecerá en todas las guías… vale la pena que os déis una vuelta por el barrio estudiantil de Neukölln, uno de los más carismáticos y emergentes en términos de innovación y creatividad, y donde está ubicadoHüttenpalast, el primer hotel-camping del mundo. El barrio turco (Kreuzberg) también tiene mucho rollo y en Mitte vale la pena que os perdáis por Hackesche Höfe y sus alrededores, repletos de lugares únicos: un café-cine, un Fotomatón como los de antes, pastelerías vintage con dulces riquísimos, tiendas retro, museos, calles para fotografiar porque sí, etc…
  • En primavera la ciudad está repleta de Dientes de León, la típica flor que se utiliza para pedir deseos, así que aunque pueda parecer una chorrada… no está de más probar suerte jijiji

  • Si sois fans incondicionales de Los Ramones no os podéis perder el museo dedicado a ellos, que está muy cerquita de Tacheles. Es pequeño, pero interesante y el café-bar es muy auténtico.

  • Alquilar una bici es algo imprescindible. Para mucha gente es su vehículo de transporte habitual y la ciudad está muy bien acondicionada para los ciclistas.
  • Probad la Fritz Cola: la Coca-Cola alemana (es de Hamburgo). Está muy rica y su particularidad es que utiliza el máximo de concentración de cafeína de las bebidas permitidas por la legislación alemana (250 mg/l)).
  • Si os gusta el arte urbano… Berlín es vuestra ciudad. A cada paso te encuentras con verdaderas obras de arte callejeras que os dejarán ojipláticos.

  • La cerveza alemana está muy rica y… ¡al loro! ¡es más barata que una botella de agua!.
  • Hay muchos museos que visitar, pero el que más me gustó fue la Neue Nationalgalerie, está en un edificio diseñado por Mies van der Roe.
  • Si os gusta la música clásica, en el Schloss Charlottenburg podréis asistir a un concierto inolvidable. ¡Doy fe!.

  • Estar en Berlín y no desayunar müesli aunque sea un día es imperdonable. ¡Les encanta! :)
  • Y sobre todo… no os olvidéis la cámara de fotos o el móvil para utilizar Instagram. ¡Os volveréis locos fotografiándolo todo! jajajaja

* Este post está dedicado a Expedia, quien organizó este blogtrip y me escogió para que viviese esta experiencia inolvidable, a Eva, cuyo buen hacer y apoyo incondicional han quedado más que patentes, y a Almudena y Luis, una pareja muy maja que conocí en la cola de embarque de mi vuelo (Madrid-Berlín) y con los que viví muchas casualidades y momentos muy divertidos para recordar.

Comentarios 2

  1. Ani Mendez

    Encantadora tu experiencia en Berlín! Yo tengo muchas ganas de ir, pero como hay muchas cosas que ver, tiene que ser un viaje largo, de unos 15 días.

    Yo acabo de llegar de Dinamarca, fui a CPH Copenhague :D en los próximos días estaré completando la información que traje, las cosas que ví y viví gracias a expedia.es :D

    Muchos saludos desde BCN!

    1. cecilecollage

      Me alegro Ani!!! :) La verdad es que me hubiese quedado a vivir allí! jajaja Cuando publiques tu experiencia avísame que me encantará leerla.

      Saludos desde Madrid! (aunque yo soy de Barcelona jijiji)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *