Because I’m happy…

Felicidad

Es intrínseco al ser humano ir en busca de la felicidad, ya que básicamente estamos programados para el placer. De ahí que no dejen de sucederse artículos que traten sobre esta materia y que mediante reflexiones busquen encontrar el secreto que subyace en esa fantástica sensación, que no es otra que la de sentirse feliz.

Así que en mi particular búsqueda he estado contrastando mis pensamientos con las eruditas conclusiones de expertos en el tema como las del psicólogo de Harvard Dan Gilbert, quien asegura que:

Los seres humanos infravaloran su propia resiliencia: no se dan cuenta de lo fácil que será cambiar su visión del mundo si ocurre algo malo. Constantemente sobredimensionan lo infelices que serán ante la adversidad… Y lo cierto es que el 75% de las personas vuelven a ser felices en los dos años posteriores al peor trauma que te puedas imaginar.

Gilbert subraya que practicar sexo – esta es nuestra gran fuente de placer, tanto por sus beneficios físicos como psicológicos -, hacer ejercicio, escuchar música y charlar, así como vivir experiencias en detrimento de focalizarnos en cosas materiales, son los principales focos en los que tenemos que invertir para ser felices y además son gratis. Asimismo, y al igual que sucede cuando nos marcamos un reto, la felicidad, aunque depende de la genética y de las circunstancias de cada uno, sobre todo requiere de constancia. Porque no siempre ser feliz es fácil. Por este motivo, si nos centramos en darle a nuestro córtex aquello que le produce alegría y placer todos los días, nuestro promedio de felicidad irá subiendo.

Así que como si se tratase de un mantra: Let’s be happy!

PD: Comparto de nuevo con vosotros estos dos posts que escribí hace un tiempo, pero que están relacionados con este tema y creo que os puede interesar releer:

* Foto by Ely Sánchez

Comentarios 0

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *